Los 4 caminos del yoga en India

Cuatro caminos, cuatro vías, cuatro sendas de desarrollo espiritual para llegar a la misma meta, la liberación.

La fama y el éxito que tiene hoy en día el yoga, ha teñido su significado real. Todas las transformaciones y adaptaciones que ha sufrido hasta dia de hoy son naturales y necesarias, frutos de la evolución de la historia y el ser humano, pero en este boom y mundialización del fenómeno, corre el peligro de diluirse la esencia. Hagamos un viaje a los orígenes.

El yoga es una filosofía que nació en India hace miles de años. Una práctica amplia y completa de desarrollo personal y espiritual. La palabra yoga proviene de la raiz -yog que en su evolución latina seria -yug, yugo en Castellano, haciendo referencia a algo que une dos cosas. La etimología de la palabra ya nos habla de la misión del yoga; aproximar, unir, crear una experiencia de unión entre nosotros y la energía universal, entre el cuerpo y la mente, entre nosotros y los demás, entre uno mismo y el momento presente.

“Yoga sutras” de Patanjali

De hecho, los primeros textos sistematizados que hablan del yoga, son los “Yoga sutras” de Patanjali, del s.IV a.C, y en uno de los primer verso ya nos anuncia que “Yoga is now”. Es conquistar plenamente el momento presente.

Los yogas, según la filosofía hindú, son todos aquellos caminos y prácticas espirituales que nos conducen en este estado de unión con algo más grande que nosotros y que nos libran del estado de separación o fragmentación, que tan a menudo podemos percibir en relación con nosotros mismos y con el mundo.

Según su sistema filosófico y religioso a través de los yogas se obtiene la realización de la verdad última, por lo tanto el fin de la ignorancia y la absoluta liberación, o “moksha”, que solo se consigue a través de una mente purificada, libre de patrones negativos y prejuicios.

Como los temperamentos y los condicionamientos de la mente son varios, se estipulan cuatro caminos del  yoga, diferentes para conseguir estos fines últimos.

Los cuatro caminos del  yoga

El Jnana yoga, o yoga mental, que pretende lograr estos objetivos a través del trabajo mentalel discernimiento filosófico y la meditación.

El Bhakti yoga, o yoga de la devoción, que lo realiza a través de un amor infinito y una devoción a las divinidades del panteón indio, con la práctica de cantos y ofrendas. Sin duda el camino más practicado por los devotos hinduistas.

El Karma yoga, o yoga de la acción desinteresada, basado en la dedicación y atención desinteresada al prójimo.

El Raja yoga, o yoga real, que incide en el dominio de la mente, como reina y dirigente del cuerpo y que aparece descrito por Patanjali en los Yoga sutras. Se estipulan los ASTANGA, literalmente 8 pasos o niveles a seguir. Yamas, Niyamas, Asanas, pranayama, pratyahara, dharana y dhyana. De esta via nace el hatha yoga, un camino holístico que incorpora el trabajo físico, la respiración y la concentración para conseguir conducir el cuerpo y facilitar la meditación . El primer manual de Hatha yoga aparece al s.XIV, el llamado “Hatha yoga pradipika” , donde solo habla de 15 posturas o asanas.

De hecho Hatha significa sol “ha” y luna “tha” y sus movimientos no son más que un intento  de equilibrar los contrarios y las energías yin y yang, lo masculino y lo femenino, el día y la noche, la derecha y la izquierda, el cuerpo y la mente, el solo y la luna, en la búsqueda de la unidad y el equilibrio con el objetivo de conseguir una sola postura, la de la meditación.

Habría muucho más que decir sobre estos cuatro caminos pero solo apunto aquí las direcciones de estas sendas.

Los demás estilos de yoga que existen

són creaciones modernas del s.xx de maestros Indios y occidentales ideadas para adaptarse y integrarse en nuestro presente, con los hábitos, los cuerpos y las rutinas que tenemos hoy. (Hay más de 30 estilos…!) Una práctica psicofísica para responder a una sociedad moderna con otras creencias y otras necesidades.

Un Comentario

  1. Dharamsala, residencia del Dalai Lama – Yoga por el mundo
    6 horas ago

    […] Los himalayas, majestuosos, se divisan al fondo de este pueblo recóndito escondido entre cedros. El naranja es el color predominante, el naranja de sus puestas de sol pero sobretodo el de las túnicas de los monjes que colorean las calles. Y es que sin querer hemos pasado de la capital musulmana de la India (Cashmir) a la Budista, haciéndose palpable el crisol de religiones que es este país. […]

    Reply

Leave your thought

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.